lunes, 30 de noviembre de 2009

Voto por descarte

NO VOTEN POR ÉL: El voto por descarte.

Si bien todo parece indicar que Frei seguirá en carrera compitiendo por La Moneda en segunda vuelta y que Sebastián Piñera aparece como el candidato con más opciones de llegar a la presidencia, me parece que ninguno tiene motivos para celebrar.

Por Esteban Martínez Covarrubias

La última encuesta CEP prácticamente sepultó las opciones de Marco Enríquez-Ominami y Jorge Arrate. El primero si bien viene subiendo en las encuestas aparece muy por debajo de Eduardo Frei a pocos días de realizarse la elección y además en lo personal tengo la percepción de que su candidatura ya tocó techo y no subirá en números más de lo avanzado hasta el día de hoy. Por otro lado Jorge Arrate aparece muy debajo en las preferencias, tanto así que ha decidido centrar hoy su discurso en torno a su apoyo en segunda vuelta a la candidatura de Eduardo Frei. La lucha parece ser hoy entre dos oponentes, los de siempre: Concertación Vs Alianza.

Esta misma CEP mostró en sus resultados que un 14% de los entrevistados estaría indeciso aún en primera vuelta. Sin embargo si proyectamos la votación de este porcentaje de gente (porcentaje que debería comportarse como el resto de los votantes) obtendríamos los siguientes resultados: Piñera 41.05% - Frei 29.64% - Enríquez-Ominami 21.66% - Arrate 5.70% (*1). Con estos números los comandos tanto de Piñera como de Frei deberían estar preocupadísimos. Ambos candidatos deben cruzar los dedos para segunda vuelta y realizar más de una manda para poder triunfar.

Lo de Sebastián Piñera es para llorar. Viene siendo candidato desde 2005, enfrenta a una Concertación dividida hasta los huesos y con todo se encuentra estancado en el 40% desde comienzos de año. O sea, durante 8 a 10 meses no ha convencido prácticamente a nadie para que se sume a su opción. La CEP lo muestra por cierto en un porcentaje muchísimo menor que el obtenido en 2005 por la derecha (46% sumados Piñera y Lavín en ese entonces). Sebastián Piñera en el mejor de los casos se acercará a ese 46% del 2005 y deberá cruzar los dedos para que la mitad de los votos de Marco E-O se traspasen a su opción en segunda vuelta.

Dicho de otra manera: Sebatián Piñera debe esperar a que el rechazo hacia la figura de Frei sea tan grande que "por descarte" voten por él. Es decir, Piñera no aspira a ganar por méritos propios sino que a ser el menos malo de los dos y así poder triunfar. Triste , ¿no?

Por otro lado lo de Eduardo Frei adopta tintes dramáticos. Su porcentaje apenas se acercaría, o en el mejor de los casos superaría por poco, a un tercio de las preferencias (cual Alessandri 1958 y Allende 1970). No será superado por Marco E-O solamente gracias a dos hechos: el gigantesco aparato económico que se mueve tras su campaña y lo envejecido que se encuentra el padrón electoral chileno (1 de cada 5 votantes tiene menos de 30 años).

Suponiendo que parte importante de los votos de Arrate se sumen a Frei en segunda vuelta (que así será) estamos hablando de que la Concertación deberá apostar a que cerca del 75% de los votos de Marco E-O apoyen la candidatura de Frei en segunda vuelta. Es ahí donde el comando Frei esta vez deberá trabajar con pinzas y donde se jugará el triunfo o derrota del oficialismo. En función de aquello es que Hemos ya comenzado a oir consignas del tipo: "hay que evitar a toda costa que la derecha llegue al poder" (viejo caballito de batalla utilizado tanto en 2000 como en 2005), es decir: la campaña del terror en contra de la derecha. Una campaña basada en convencer a los votantes de que Frei y la Concertación son menos malos que la derecha. No se le entregan a los votantes razones por las que deberían confiar en Eduardo Frei y la Concertación, sino que se les advierte del porque no deberían creerle a Piñera y a la derecha. ¿Les alcanzará con aquello esta vez?. Me parece que si no cambian la estrategia no les va a alcanzar.

En fin, nada que celebrar por parte de las dos coaliciones políticas que dominan este país. Nada de que alegrarse gane quien gane y muchísimo que trabajar. Las señales son cada vez más claras: poca participación y cada vez más baja representatividad. Chile es un país cada día más elitista. En vez de repartir el poder económico y político cada día se concentran más ambos.

Saludos
¡Opinen!

Esteban






miércoles, 25 de noviembre de 2009

Homosexualidad

Mejor no hablar de ciertas cosas...

Piñera y Frei hablando de los derechos de homosexuales. Tal parece que la campaña de segunda vuelta ya comenzó. Se viene la cacería por los votos de Marco Enríquez-Ominami.

Por Esteban Martínez Covarrubias

Sebastián Piñera en su franja electoral decide mostrar a una pareja de hombres de la mano y afirma todos debemos ser iguales ante la ley. Pero cosa curiosa, la derecha prácticamente en bloque rechaza las uniones entre homosexuales, luego... ¡no todos somos iguales ante la ley! Lo mismo con Eduardo Frei, quien discursea y afirma que "todos somos hijos de dios". Sin embargo, ¿Opinará lo mismo Soledad Alvear, digo yo?

Siguiendo con el argumento de Eduardo Frei, eso de que todos somos hijos de dios. Entonces, ¿porqué no todos pueden contraer el "sagrado matrimonio" frente a sus ojos? Supongamos por un segundo que existe un dios, un ser superior a todos nosotros. ¿Porqué razón ese ser superior discriminaría entre seres humanos por el sólo hecho de amar a alguien de su mismo sexo? , ¿no que dios es amor?, ¿o hay una letra chica que dice que ese amor debe ser entre determinadas personas porque sino...no es amor? . Si dios es amor...¿porqué se opondría al amor entonces bajo ciertas circunstancias?, ¿No nos dice la lógica que para dios debería ser realmente grave y condenable el egoísmo, la miseria, la crueldad y la injusticia?

Hablemos claro. La posición de la iglesia así como la del Estado chileno es insostenible bajo cualquier sentido común. Es que sencillamente no tiene sentido que la iglesia (cualquiera de ellas) permanentemente rechace las uniones civiles entre personas del mismo sexo. No tiene sentido que la moral de unos pocos decida por la de miles de chilenos.

Pero incluso asumiendo de que dios rechaza a los homosexuales (lo cual insisto que me parece absurdo)...¿porqué no pueden contraer matrimonio civil? Entendería que no pudiesen "casarse por la iglesia", pero ¿Porqué no pueden optar a un matrimonio civil como cualquier chileno? ¡SIMPLE! Porque para la iglesia y para el Estado chileno los homosexuales no merecen ser tratados como cualquier otro ser humano.

¿Aberrante, no? Pero esa es la verdadera discusión que está debajo de todos estos discursos que de un lado y otro aparecen en torno al tema. Regular las herencias - dicen Piñera y Frei. Es decir, que todo se reduzca a un tema de dinero. Cuando acá no se trata de eso. Se trata de justicia, de igualdad, de libertad, de derechos básicos. Se trata del amor entre seres humanos.

Tanto Piñera como Frei poseen un elemento en común: necesitan los votos de Marco E-O en segunda vuelta. Y como bien sabemos...todo vale en política. Si hay que lanzar discursos a la galería con tan de avanzar un poco en las encuestas los candidatos lo harán. Incluso sabiendo que aquellas promesas no se podrán cumplir.

¡Opinen!

Saludos


martes, 17 de noviembre de 2009

Marco y su techo

A Marco no le alcanza.

La CEP lo muestra con claridad: de agosto a octubre Marco Enríquez-Ominami le restó votos a Eduardo Frei pero sufrió bajas en manos de Jorge Arrate. Además el candidato díscolo se enfrenta a dos barreras que impiden su paso a segunda vuelta.

Por Esteban Martínez Covarrubias

Si comparamos las encuestas CEP de los meses de junio , agosto y la recientemente publicada de octubre se aprecian tendencias claras respecto a la adhesión de cada candidato: Sebastián Piñera está estancado (37%-37%-36%), vemos que con la misma constancia que Eduardo Frei baja (30%-28%-26%) Marco Enríquez-Ominami sube (13%-17%-19%) y finalmente Jorge Arrate demuestra con números que ha sido el único candidato que ha sabido sacar provecho a los debates transmitidos por televisión abierta (antes de los debates marcó siempre un 1%, tras los debates ya va en un 5% y sumando).

El fenómeno Arrate, sin embargo, trae consigo un damnificado: Marco E-O. Me parece lógico pensar que los 4 puntos que sube Arrate entre Agosto y Octubre son principalmente a costa de Marco E-O (dudo que votantes de Piñera o de Frei se hallan decidido de pronto por apoyar a Arrate). Lo más probable que entre un 2% a un 3% del electorado clásico de izquierda antes de los debates estaba por la alternativa de Marco E-O pero luego de oír a Jorge Arrate volvieron a su opción tradicional. Es cierto que con un 3% más de apoyo Marco E-O no supera a Frei, sin embargo un eventual 26% vs 23% habría dejado las cosas muy al límite de cara a la elección. Hoy en cambio la sensación generalizada es de que a Marco E-O no le alcanzará el vuelito para superar a Eduardo Frei en primera vuelta.

Quien vota por quien: El drama de Marco Enríquez-Ominami.

La gente suele quedarse con los grandes números de la encuesta CEP pero no analiza el desglose del apoyo a los diferentes candidatos. Si realizamos aquel análisis nos encontraremos con conclusiones potentes en torno a que tipo de personas apoya a determinado candidato. Y he ahí la principal piedra de tope que enfrenta la candidatura de Marco E-O.

La primera barrera que Marco ha debido enfrentar entre los votantes es la generacional. Ocurre que en el electorado menor a 30 años el candidato independiente logra doblar las preferencias de Eduardo Frei pero en medida que la edad de los votantes aumenta los porcentajes de Marco E-O disminuyen, al punto que entre las personas mayores de 55 años Eduardo Frei lo triplica en preferencias (ver tabla).

El problema para Marco es que sabido es que los jóvenes que votan son los menos. De hecho un 37% del electorado tiene menos de 34 años de edad (tramo en donde Marco duplica las preferencias de Frei) mientras que el 63% restante supera los 35 años de edad y ahí Eduardo Frei se impone de manera amplia.

La segunda barrera es la social y ahí no hay vuelta: en las condiciones actuales de la campaña Marco está perdido. Al revisar los años de escolaridad de los encuestados observamos una clara tendencia: a mayor escolaridad mayor es el apoyo a Marco E-O. En los sectores de menor escolaridad Eduardo Frei arrasa (incluso en los tramos 0-3 y 4-8 años de escolaridad Eduardo Frei arrasa con cualquier otro candidato, no sólo con Enríquez-Ominami).

¿Porqué afirmo que Marco está perdido? Porque para llegar a los sectores de baja escolaridad en este país necesitas una sola cosa: DINERO, mucho dinero. A sectores de menores estudios no se les convence con ideas ni proyectos de gobierno, ellos le creen a lo que ven y escuchan. El aviso en la radio, el alcalde haciendo campaña en la feria, el calendario para la cocina, el cartel en la esquina o colgado en los cables.


Variable edad: Piñera y Marco casi triplican a Frei en los más jovenes pero este remonta en los mayores de 35.

Variable escolaridad: En los dos tramos menores Frei promedia 40% de apoyo mientras que Marco promedia un 10%. En el tramo de mayor escolaridad Marco dobla a Frei.




La CEP da para más análisis. El más clásico en el que todos los analistas se han detenido es aquel de lo que ocurrirá en segunda vuelta. Eso lo dejo para más adelante acá, por el momento y tal como se ha comentado en muchos lados pareciese claro e inevitable el que Sebastián Piñera enfrente en enero a Eduardo Frei. Ahí las variables que entran a jugar son demasiadas. La batalla será en márgenes estrechos.

¡Saludos!
¡Opinen!

Esteban











jueves, 12 de noviembre de 2009

Arrate + Frei

Arrate - Frei: Matrimonio por conveniencia

Hoy más que en cualquier otra elección votar por el candidato del Partido Comunista le es funcional a la candidatura de la Concertación. Votar Arrate es votar Frei, que duda cabe.

Por Esteban Martínez Covarrubias

Ocurrió tanto en 1999 como en 2005 que el porcentaje de votación obtenido por el candidato de la izquierda (Gladys Marín y Tomás Hirsch en las respectivas ocasiones) terminó definiendo la elección e inclinando la balanza en favor del candidato oficialista. La Concertación se adelantó a aquel escenario esta vez y decidió entablar un diálogo con el Partido Comunista un año antes de las elecciones. En ese entonces no existía la figura de Marco Enríquez-Ominami, luego era lógico pensar que en un escenario de segunda vuelta Piñera vs Frei la votación comunista nuevamente se necesitaría.

Decidieron entonces entablar una negociación que dejara felices a ambos sectores. El PC comprometía el apoyo al candidato DC en segunda vuelta a cambio del apoyo en las parlamentarias por parte de la Concertación a 4 candidatos comunistas. Decidieron llamar a esto "Pacto por la exclusión". Mentiras de un lado y del otro. Discursos bonitos oficiales para la galería y la triste verdad bajo la mesa.

Analicemos los contrastes:
Discurso oficial (Gobierno): "Es importante incluir a distintos sectores políticos en el parlamento"
La verdad: "Nos aseguramos el apoyo del PC en segunda vuelta y así tenemos un problema menos de que preocuparnos para enero".
Discurso oficial (Partido Comunista): "¡A romper la exclusión!"
La verdad: "Los mismos que negociamos (Guillermo Teillier, Lautaro Carmona, entre otros dirigentes del PC) nos autonominamos como candidatos y en una de esas a fin de año recibimos dieta parlamentaria"

En la misma dirección de este acuerdo estuvo la nominación como candidato de Jorge Arrate, un hombre de izquierda proveniente del mundo de la Concertación, luego este sería capaz de arrastrar la votación de quienes no se sintiesen cómodos votando en primera vuelta por el candidato DC. "Arrate en primera y Frei en segunda vuelta" - era la idea.

Todo iba bien para ambos sectores HASTA la aparición de Marco Enriquez-Ominami. El candidato independiente modificó todo el naipe electoral. Marco E-O dió cabida a que sectores de izquierda y votantes jóvenes sin amarres ideológicos, molestos con las tradicionales negociaciones de cúpulas de partidos pudiesen optar por otro nombre. Aquí el PC se quedó solo junto a la Concertación y ese mentiroso "pacto contra la exclusión" pues desde la candidatura del izquierdista Alejandro Navarro hasta el Partido Humanista se decidió marcar distancia del pacto.
La mentira era evidente a ojos de cualquiera.

El plan del PC y la Concertación parecía derrumbarse en pedazos. Sin embargo fue el mismísimo candidato Jorge Arrate quien gracias a su tremenda experiencia y excelente manejo en el debate transmitido por TVN le dió un repunte inpensado al escenario. Lo comenté en el pasado y lo confirmo hoy: hay un antes y un después en la candidatura de Arrate tras los debates. Antes de ellos el candidato con suerte marcaba un 1% en las encuestas. Hoy va por el 5% y sumando. Arrate se movió en TV con una claridad que los otros candidatos hubiesen deseado. Creo que lo dije en su momento: Tras el primer debate Arrate logró el efecto que Marco E-O necesitaba.

El problema

Jorge Arrate es un gran tipo, nadie lo puede venir acá a negar, un izquierdista comprometido con la historia de Chile desde siempre. Sin embargo en lo practico su candidatura presenta un gran problema: le es funcional a la de Frei de manera intencional. Arrate y el PC saben desde hace mucho que en segunda vuelta apoyarán a Eduardo Frei de maneta automática y hoy le están guardando esos votos. Y lo que es peor, están permitiendo el paso de Eduardo Frei a segunda vuelta al restarle votos de sectores de izquierda a la candidatura de Marco Enriquez-Ominami. Jorge Arrate es el Cura de Catapilco de estos tiempos. El candidato que le sirve al oficialismo para detener a una candidatura que amenaza con terminar su reinado.

El discurso de Jorge Arrate es completamente anti sistémico pero todo ese discurso se cae al suelo cuando descubrimos que detrás de su candidatura sólo se encuentra el objetivo de apoyar al oficialismo en una segunda vuelta , apoyo que como mencionaba en un comienzo se encuentra pactado desde hace meses, años quizás. Acá no se va a dar una negociación en donde el PC exija algunos puntos a la Concertación. No. Acá va a ser una entrega de apoyo descarado y luego (tal como en las municipales) se va a ir a celebrar a la Moneda con los triunfadores. Todo bajo ese discurso mentiroso de "todo con tal de derrotar a la derecha".

A las personas que suelen votar por la izquierda normalmente se les acusa de "perder su voto" dado que apoyan una candidatura destinada a la derrota. Hoy creo que el asunto no pasa por ahí, votar por Jorge Arrate no es perder el voto, votar por Arrate en primera vuelta es derechamente no votar por Marco Enríquez-Ominami, votar por Arrate es votar por Eduardo Frei.

Saludos
¡Opinen!

Esteban

martes, 10 de noviembre de 2009

Debate UCTV

Segundo round televisivo

En medio de un formato muchísimo más interesante y entretenido que el presentado por TVN un par de meses atrás se desarrolló el segundo debate presidencial transmitido en directo por televisión abierta. ¿Algún ganador? ¡Analicemos!

Por Esteban Martínez Covarrubias

Curioso. Siendo Canal 13 un medio que suele hacer todo mal me sorprendió que acertasen de manera tan contundente con el formato del debate de anoche. Aprendieron claramente de los errores cometidos por TVN un par de meses atrás y decidieron presentar un formato de programa muchísimo más ameno, cercano e interactivo. Lo que vimos ayer fue casi un programa de discusión tipo "Tolerancia Cero" o "Estado Nacional", es decir, 6 personas sentadas muy cerca el uno del otro y una flexibilidad exquisita en el diseño de la discusión de tal manera que se permitían réplicas instantáneas entre los candidatos. Bien por Canal 13. ¡Algo bueno que hagan alguna vez!

Ahora, ¿Quién ganó el debate? Probablemente quien mejor lo hizo anoche fue Jorge Arrate seguido de cerca por Sebastián Piñera. El candidato del Partido Comunista pudo expresarse con claridad y por sobre todas las cosas marcar diferencias claras con sus opositores. Cuando se habló de delincuencia fue el único que aportó sentido común a la discusión estableciendo que no hay problemas reales con la justicia en Chile, sin negar que puedan existir aspectos a mejorar en la legislación. Cuando se habló de relaciones internacionales fue el único en mencionar la necesidad de entablar una negociación real con Bolivia tras la cual ambas naciones salgan beneficiadas. Y así, sin populismos y quizás con la tranquilidad de quien tiene poco que perder y mucho que ganar Jorge Arrate se mostró tal como en el debate de TVN como el más tranquilo y claro de todos los candidatos.

A Sebastián Piñera se le vió más tranquilo que en otras ocasiones y no abusó esta vez de esos aburridos planteamientos de caricatura que suele realizar. Esta vez si fue preciso en las ideas que pretende llevar adelante en su lucha contra la delincuencia aunque insiste en el populismo aquel de: más presos y más cárceles. Muy poca (o ninguna) propuesta en relación a rehabilitación real y a romper de verdad los círculos de delincuencia. Se le vió fuerte cuando aprovechó la oportunidad de emplazar a Eduardo Frei por la cantidad de indultos que entregó durante su mandato pero se le vió muy mal cuando se le consultó por el impuesto a los libros. Obviamente no tiene propuestas de peso en torno a temas de cultura. No es lo suyo ni nunca lo ha sido.

Eduardo Frei es por lejos el candidato que menos cómodo se ve en este tipo de enfrentamientos. Fue atacado en diversas ocasiones y por lo general no se supo defender. Fuera del emplazamiento mencionado de Sebastián Piñera por el tema de los indultos no supo imponerse con claridad cuando discutió con Marco Enriquez Ominami en relación a la privatización del agua y servicios básicos durante su mandato. El único momento de toda la noche en el que inclinó la balanza de la discusión a su favor fue cuando se refirió a relaciones internacionales y su trabajo junto a mandatarios de la zona.

Marco E-O tuvo sus momentos pero tal como en el debate de TVN siento que le ganó la ansiedad, el nerviosismo y la presión de ser el candidato que debía comerse la cancha en esta discusión. No lo hizo mal e incluso tuvo momentos brillantes (como cuando se refirió a la necesidad de rebajar impuestos a libros ) pero en general me queda la sensación de que Marco E-O no logra en estas instancias plasmar con claridad en su discurso las ideas que tiene en la cabeza. Me parece que anoche quedó en tercer lugar frente al público.

Sin embargo independiente de todo lo que podamos comentar con respecto al debate y quienes mejor lo hicieron, me parece que hay que mantener los pies sobre la tierra. Es decir, ¿Cuánto realmente influirá en la elección lo de anoche? Claramente muy pero muy poco.

Esto por varias razones: en primer lugar porque queda muy poco para la elección y el 95% de los votantes ya debe tener clara su opción. En segundo lugar porque en lo práctico era poca la gente que estaba viendo el debate por TV (el rating de este se movió entre los 10 y 17 puntos, mientras que a la misma hora el Conde Vrolok promediaba aproximadamente 28 puntos y lo que estuviese dando Mega puntuaba siempre cerca de 20 puntos) y finalmente porque...¿Qué importa que Eduardo Frei sea un pésimo comunicador audiovisual o que Marco E-O hable demasiado rápido? ¿Qué importan los tics nerviosos de Sebastián Piñera o las chaquetas de Jorge Arrate?, ¿Estamos escogiendo a un Presidente de la República o al más simpático y carismático de los cuatro?

Este jueves tendremos los resultados de la encuesta CEP, los que me parece vendrán a confirmar el escenario que muchos desde hace bastante estamos comentando: Segunda vuelta entre Sebastián Piñera y Eduardo Frei, quien superará a Marco E-O por poco pero lo superará.

Ahora, mientras esperamos la CEP me parece que este debate nos entretuvo bastante, pese a ese lamentable bloque en que los candidatos realizaron una terapia grupal señalando sus defectos y mandándose saludos a las esposas por televisión. ¿Estuvo bien Frei al molestarse por lo farandulero de los saludos , no? Me pareció por lejos su mejor intervención en la noche.

¡Saludos!
¡Opinen!

Esteban