lunes, 18 de octubre de 2010

Michelle brilla por su ausencia

¡No existes!

Dueña de una popularidad inaudita dentro de la historia política chilena, Michelle Bachelet opta por marginarse de la conducción de una coalición que huele a podrido desde hace rato. Evade el rol de líder... ¿Queda al descubierto de una vez por todas su nulo manejo político?

Por Esteban Martínez Covarrubias

De que la Concertación se encuentra en las cuerdas (o en la lona) no cabe duda. Pero de que esta situación era absolutamente predecible, lo era. Señales existieron muchas: triunfo en segunda vuelta y por nariz de Ricardo Lagos en 2000 frente a Joaquín Lavín, elección de Michelet Bachelet como candidata a la presidencia pese a su nula capacidad y experiencia política, elección de Eduardo Frei como candidato pese a las evidentes muestras de que aquello era un error. Esta claro que la debacle no comenzó hoy, que la crisis "vocacional" se declaró desde hace mucho pero que en el mundo de la Concertación siempre triunfó la auto complacencia , ganaron aquellos que sólo se miraban el ombligo, aquellos que creyeron que el fantasma de Pinochet y la dictadura sería eterno. Se olvidaron del país que alguna vez soñaron transformar y se conformaron con seguir entre ellos mismos palmoteándose las espaldas. Señales existieron muchas pero nadie las quiso ver. Era más cómodo seguir en el poder a como diese lugar.

Hoy nos encontramos con una coalición completamente extraviada. La carencia de dirección es evidente y como oposición no saben si proponer o criticarlo todo. No lo quieren admitir pero lo cierto es que ellos no habrían realizado nada en el gobierno muy distinto a lo realizado hasta ahora por la administración Piñera (las diferencias no se han agudizado en absoluto). Han perdido todas las banderas de lucha frente a la astucia de un gobierno que ha sabido enfrentar los diferentes temas que se han puesto en la mesa (Indultos, mapuches, royalty, terremoto, mineros, termoeléctricas). En cada uno de estos temas a la Concertación no le ha quedado más opción que sumarse a las ideas llevadas adelante por el gobierno.



La estrella que brilla por su ausencia

Todo este desorden interno hace más evidente la completa ausencia de líderes dentro de la Concertación y es ahí donde la figura de Michelle Bachelet Jeria queda absolutamente en deuda. Y es que hoy por hoy es ella la llamada a encaminar este buque a mejor puerto, aprovechando su buena posición frente a la ciudadanía y los medios. Pero no lo hace. Sea por la razón que sea Michelle opta por la auto marginación. Entonces: o no le interesa el futuro de la Concertación o sencillamente no se siente capaz de asumir un rol de líder. ¿Y donde quedó la estadista? ¿Donde está la mirada alejada de la pelea chica? Es simple: No existe. Nunca ha existido. ¿No fue líder durante su gobierno y lo será ahora? ¡Imposible!

Se le criticó mucho durante la primera etapa de su mandato el hecho de que se escondiese demasiado detrás de sus ministros y las críticas solo cesaron cuando las encuestas comenzaron a favorecerla y la llamada "aprobación ciudadana" se disparó con su figura. En un país como este que sufre de "encuestitis aguditis" , donde la sed es nada y la imagen es todo, Michelle se transformó en un mito, un personaje que se volvió intocable. Pero nadie tuvo la osadía de reparar en el hecho de que la mencionada aprobación no guardaba ninguna relación con su manejo de gobierno ni mucho menos en sus características de líder ideológico o político. La prueba de esto se encuentra en el escaso apoyo que encontró Eduardo Frei en las pasadas elecciones ¿Cómo se entiende el que un gobierno con tamaña aprobación ciudadana no fuese reelecto? Simple, el apoyo guardaba únicamente relación con el "carisma" de Michelle. Una mujer simpática y cercana. Punto. Ni más ni menos.

Chile es un país machista y lo sigue siendo después de Michelle. La prueba es ella misma y su legado. Ella misma porque no se le trató como se trata a cualquier persona. Se fue débil en la crítica hacia ella porque es mujer. Así de simple y claro. A los hombres se les exige más en Chile. Los hombres deben ser competentes. Las mujeres basta con que sean simpáticas. Y con respecto a su legado ¿Alguien le ha exigido a Sebastián Piñera un respeto por la igualdad de género? ¡A nadie le importa! No es tema. Nunca lo ha sido.

La contingencia que vivimos hoy en día viene a demostrar lo débil que es la política nacional y cuanto escasean las ideas y proyectos. Michelle Bachelet, una mujer sin las competencias adecuadas fue Presidente de la República pero no sólo eso ... ¡podría si quisiese volver a serlo! Solamente por un cuento de imagen, no de capacidades.