viernes, 28 de agosto de 2009

Autogolazo

La torpeza de Sebastián

Fue el tema de la semana sin duda y otro error más en la campaña de Sebastián Piñera, quien pareciese insiste en cometer cuanto error puede cometer durante la presente campaña.

Por Esteban Martínez Covarrubias

El anuncio por parte de Sebastián Piñera de entregar un bono a los chilenos más necesitados en caso de ser electo presidente era tan innecesario como torpe. Si uno se pone a pensar en sus intenciones a la hora de comunicar algo así de verdad que cuesta comprenderlo. Primero porque dudo que convenza a demasiada gente de votar por él con aquel anuncio (gente que no tenga aún decidido su voto obviamente) y segundo porque le entregó un argumento claro a sus oponentes políticos. En palabras claras esto fue un verdadero autogolazo y una jugada que realmente pone en duda la calidad de sus asesores.

Seamos claros. Es efectivo que el gobierno también ha incurrido en bonos poco éticos en periodo de campañas. Este año con la excusa de apalear la crisis entregó dos. Sin embargo hay una gran diferencia: SON GOBIERNO. Luego, existe el argumento de que efectivamente la gente necesita aquel dinero. Lo de Piñera viene desde afuera, frente a un hipotético gobierno el promete dineros a la gente. Suena feísimo por donde se mire.

Por si fuese poco Sebastián Piñera se golpea su propio talón de aquiles. Es sabido por todos que uno de los puntos que genera mayor desconfianza en la figura de Piñera es su asociación con el dinero y el mundo empresarial. Luego con este anuncio de bono el hombre solo logra aumentar más las desconfianzas frente a su nivel ético. Como decía anteriormente, el mismo pone en la mesa de los chilenos su principal debilidad.

Torpe con mayúsculas.

¡Opinen!
Esteban

domingo, 23 de agosto de 2009

Educación I

¡Falta coraje!

El modelo educativo de mercado en Chile cumple casi 30 años de funcionamiento. El fracaso es evidente. Se necesita un cambio en los paradigmas. ¿Alguno de los candidatos representan aquel cambio? Al menos en el discurso ni Piñera ni Frei lo asumen como tal.

Por Esteban Martínez Covarrubias

Hecho N°1: la dictadura de Pinochet desmanteló la educación pública. Fue en 1981 aproximadamente cuando el gobierno militar y sus asesores económicos deciden introducir con fuerza la figura de los establecimientos particulares subvencionados, es decir, colegios financiados por el Estado mediante una subvención por alumno y mantenidos por un "sostenedor" privado. Mientras que en 1981 un 78% de los colegios era público, este porcentaje disminuyó a un 57% en 1990 mientras que los particulares subvencionados aumentaron de un 18% a un 32% en el mismo periodo.

Hecho N°2: la Concertación terminó por sepultar a la educación pública. Con el retorno a la democracia no sólo no se producen cambios en materia educacional sino que se perpetua el modelo educativo de mercado impuesto en dictadura. En 2005 el 48% de los colegios pertenecían al sector público y un 43% eran particulares subvencionados.

El problema es que ese 35% de establecimientos que pasaron de manos públicas en 1981 a manos de sostenedores privados en 2005 no aumentaron la calidad de la educación chilena. Seamos claros: el experimento mercantil NO RESULTÓ. Los únicos que se beneficiaron con este cambio en las políticas educacionales fueron las decenas de empresarios que se enriquecieron gracias a un modelo que no exige ningún tipo de resultados por parte de sus establecimientos.

¡Si hoy en Chile armar un colegio resulta tremendo negocio! El Estado te pasa dinero por cada alumno que tengas y no te exige ninguna mejora en tus resultados. Da lo mismo lo malo que sea tu colegio, la subvención la recibes igual ¿Qué tal?

Obviamente cuando se entrega un bien básico en manos del mercado de la manera en que Chile lo hizo los resultados no podían ser otros. Era evidente que la plata se la iban a robar y los únicos perjudicados iban a ser los pobres chilenos que más encima viven un maldito circulo vicioso: reciben una mala educación por lo tanto no son capaces de analizar su propia realidad provocando con estos cientos de vicios en nuestra sociedas, tales como altos índices de delincuencia, una ignorancia crónica que es alimentada por medios de comunicación que nada aportan en la educación de los chilenos o un nulo interés de participar en las políticas del país.

Juventud. Divino tesoro.

En 2005 aparecieron los pinguinos. Benditos niños. Benditos sean. Fueron unos cuantos alumnos de liceos emblemáticos quienes se dieron cuenta de que algo andaba mal en este sistema educativo. Llevaron adelante su "revolución" a la cual el resto del lumpen pinguino evidentemente se sumó (¡con tal de perder clases...cualquier cosa!). Con esto, niños de 15 años increiblemente le mostraron el camino al mundo político.

¿Qué hizo Michelle Bachelet? En primer lugar les regaló la PSU a los niños para que se quedaran callados y no jodieran más. Y luego armó una comisión gigante que tras cerca de un año de trabajó decidió cambiarle el nombre a la famosa LOCE. Ahora se llamará LGE, la cual mantiene el mismo espíritu de la LOCE con la salvedad de que establece condiciones más estrictas para los sostenedores. Ya no bastará sólo con tener cuarto medio para poder tener un colegio, estos ya no podrán tener inversiones en diversos sectores de la economía y estos serán fiscalizados de mayor manera (aspecto que está por verse).

La LGE ignora el problema medular que acarreaba la LOCE, que es el tratamiento de la educación como un elemento más del mercado. Hoy tener un colegio es equivalente a tener una microempresa que vende celulares. A ese nivel este gobierno ha puesto derechos humanos básicos de todos los chilenos. Faltó coraje para cambiar de verdad el destino de este país. Faltó enfrentar el problema de raíz. Le faltaron ovarios bien puestos a Michele Bachelet y a su gobierno.

¿Qué se necesita?

No soy un experto en materia de educación pero tengo mi opinión. El tema de la educación es tan complicado como medular dentro de la sociedad chilena. Sin embargo resulta evidente que Chile debe girar en reverso:

- Chile DEBE potenciar la educación pública. Debe reconocer abiertamente que el camino de la mercantilización de la educación ha fracasado (así lo indican las mediciones internacionales y nacionales año tras año). Debe AUMENTAR EL GASTO en educación proporcional al PIB. En 1970 Chile invertía un 4.7 % de su PIB en educación. En 1972 un 6.6%. La dictadura de Pinochet disminuyó considerablemente aquel porcentaje, ya en 1976 la inversión baja a un 4.4% y en 1990 entrega el gobierno con una inversión del 2.7% del PIB (una de las más bajas en la historia). La Concertación ha recuperado terreno en ese sentido pero aún no llega a la inversión realizada previamente al golpe militar (en 2003 la inversión llegaba a un 3.5% , hoy el porcentaje supera el 4%).

Por lo tanto y de la mano con el necesario aumento en la inversión en educación URGE una reforma tributaria. Es la lucha política que Chile necesita en este momento. Lucha que ni Eduardo Frei ni Sebastián Piñera mencionan siquiera.

- Chile DEBE exigir metas y resultados a los sostenedores de colegios particulares subvencionados. NO PUEDE SER que colegios de clase media/baja que hoy cobran mensualidades que rondan los 20 o 30 mil pesos logren resultados tan paupérrimos como los que hoy logran y nadie haga nada. El Estado no puede seguir observando ese robo. Debe establecerles metas de superación y de no ser logradas el Estado debe tomar esos colegios, los cuales con una inversión mayor por parte del Estado deberían mejorar sus resultados.

Sólo Marco Enriquez Ominami ha expresado intenciones de ensuciarse las manos en serio con respecto al tema de la educación. Repito, tanto Sebastián Piñera como Eduardo Frei representan el absoluto continuismo de un modelo educativo de mercado que fuera de estar comprobadamente FRACASADO nos sumergirá cada día más en una sociedad decadente que no se encuentra a la altura de lo que exije este siglo XXI.

Saludos.
¡Opinen!

Esteban




sábado, 15 de agosto de 2009

Verguenza

Chile: Das pena.

Mientras parte importante del país se hallaba pegado al televisor reviviendo y comentando una y otra vez el gol se Alexis Sanchez en Europa frente a la selección danesa, en el congreso el parlamento chileno dió un paso atrás (una vez más) en materia democrática evidenciando la estupidez e ignorancia del pueblito chilenito. Lo peor de todo es que a nadie le interesa.

Por Esteban Martínez Covarrubias

El 12 de agosto pasado la cámara de diputados decidió no aprobar la reforma constitucional que impediría la relección indefinida de los parlamentarios. Faltaron 2 votos para reunir el quorum necesario (72 votos, equivalentes a los 3/5 de la cámara) y con esto la discusión se pospone para quien sabe cuando (al menos un año más dice la misma Constitución).

En realidad frente al hecho no hay demasiado que analizar o quizás no quisiese hacerlo por sanidad mental, ya que si entramos en detalle la situación es para llorar. Digo esto ya que la reforma que se discutió ni siquiera era demasiado profunda. Se trataba tan sólo de establecer un límite simbólico para la reelección de diputados y senadores : 3 periodos como máximo para los primeros (12 años) y dos para los segundos (16 años) ¡Tiempo que ya me parece escándaloso! ... ¡Pero ni eso se pudo aprobar! Los diputados y senadores podrán seguir siendo reelectos indefinidamente.

Los argumentos de quienes rechazaron el proyecto (19 diputados, mayoritariamente gente de la UDI y RN) realmente indignan. "El proyecto limita la soberanía del pueblo, pues es este quien debe decidir si un parlamentario debe continuar o no" - afirmó Jorge Ulloa (UDI). Indigna leer algo así no sólo por lo insostenible de la afirmación (cualquiera con un mínimo de conocimiento político sabe que no es el pueblo chileno quien escoje a los actuales parlamentarios sino que los partidos encerrados entre 4 paredes) sino que además molesta por el ver como se rien en la cara de los chilenos y estos ni siquiera se dan cuenta.

El maldito circulo vicioso

Cada día me convenzo más. Los medios manejan a la gente. A los medios (y a sus dueños por supuesto) les conviene una población estúpida. Esta semana fue el fútbol. La que viene será la teleserie y la siguiente será alguna modelo y su embarazo. La siguiente volverá a ser el futbol y así. El ritmo no para. Los diarios y la radio por supuesto que se suman al show.

Toda esta semana hemos sido téstigos de como los medios dedican 10, 15, 20 minutos del noticiario a comentar una y otra vez las mismas imágenes en torno al partido de la selección chilena de fútbol y la de Dinamarca. Todos los canales hablan lo mismo y utilizan hasta las mismas palabras. Todos los santos días. Los mismos periodistas de siempre. ¿Y mientras tanto? Las farmacias se ponen de acuerdo para subir los precios, se aprueba un subsidio de 5000 millones de dolares para el Transantiago y por si fuese poco los diputados deciden reelegirse eternamente.

Mientras tanto Kristek Kobrich, la mejor nadadora en la historia del deporte chileno, regresó esta semana a Chile, a un aeropuerto vacío en donde sólo la esperaba su madre y una tia. ¡Ah! Y un periodista, el cual constató que ella regresó al país buscando apoyo por parte de privados ya que sólo recibe 400 mil pesos por parte del Estado los cuales obviamente no alcanzan.

¿Y el pueblo chileno donde está? Viendo el partido, obvio. Lo cierto es que sólo una población tan ignorante y estúpida como la chilena puede tragarse este tipo de cosas. En otros países existe lo que se llaman "iniciativas populares", en donde desde la misma población puede iniciarse un proyecto de ley reuniendo una cantidad importante de firmas (¡ojo! países no tan lejanos, me refiero a Uruguay y Venezuela por citar dos ejemplos). En otros países si el congreso aprueba esto de reelegirse eternamente la misma gente provocaría una revuelta que finalizaría en un plebiscito en donde efectivamente fuese el pueblo quien decidiese.

En otros países un diputado puede ser destituido en la mitad de su periodo si la gente considera que su actuar amerita tal destitución. En otros países por supuesto, ya que acá seguimos viviendo en medio de una democracia controlada del siglo pasado, la cual tiene directa relación con el bajísimo nivel de desarrollo intelectual que posee la población chilena.

¿Cuales son las iniciativas populares del pueblo chileno? Abrir galletitas de la fortuna en facebook. Tal cual.

P E N O S O.

Las pruebas internacionales no mienten. Pésimos resultados en mediciones internacionales de Lenguaje y Matemáticas. Decenas de nuevos profesionales egresan hoy día tras día sin las competencias mínimas requeridas. El chileno medio no da la talla intelectual, claro está. El chileno medio bajo me refiero, porque por supuesto que no pongo en duda las capacidades de ese 10% ABC1 que maneja y controla el país. Ellos si que están bien preparados y listos para recibir la conducción de este Chile una vez más, como ha sido durante los casi 200 años de historia chilena.

Bien por ellos. Mal por el 90% restante. Y bien por los diputados que ahora a fin de año sean reelectos por tercera o cuarta vez incluso. ¿No está mal, cierto? ¿25 años como diputado?

Mal por los que creemos que es necesaria una renovación de ideas, de rostros y que rechazamos el que los cargos públicos se transformen en el negocio de unos pocos.

¿Y Chile? DAS PENA

¡Opinen!

Esteban

domingo, 2 de agosto de 2009

¡Toooorpe!

Comando Piñera: con la brújula extraviada.

Los analistas políticos anticipan esta elección presidencial como la más reñida en mucho tiempo ¿A qué se referirán? Yo al menos encuentro que los números son absolutamente anticipables y lógicos.

Por Esteban Martínez Covarrubias

Levanta la cabeza el popular Chavo del Ocho y junto con esto se golpea en la nuca el marco de una ventana. La respuesta a este error no se hace esperar por parte del simpático Don Ramón: "¡Tooooooorpe!" - le grita. Hoy mirando en la TV a Sebastián Piñera recorrer Chile he vuelto a recordar aquella escena.

Cuesta entender a su comando. Cuesta comprender el porque no modifica su plan de trabajo, sobretodo considerando que estamos en cuenta regresiva frente a las presidenciales. En el fútbol (usemos un ejemplo "a lo Piñera") cuando un equipo comienza a tocar el balón hacia el lado, hacia atrás y no ataca, decimos que está "haciendo tiempo". Normalmente un equipo recurre a estas tácticas cuando tiene el partido asegurado y sólo desea que corra el reloj. El problema es que acá Piñera no tiene ganado nada.

Si hacemos memoria, un año atrás era común leer o escuchar a personajes de la derecha chilena dar charlas acerca de como Piñera ganaba en primera vuelta mirando hacia atrás cual Usain Bolt (¿lo recuerdan? El jamaicano olímpico). Hoy el discurso ha cambiado bastante. Ya nadie parece discutir el que tendremos segunda vuelta. La derecha ya antes de correr la primera vuelta reconoce con su silencio que no les alcanza (una vez más) para rematar el cuento ahí.

Aparecen encuestas tras encuestas. Telefónicas y presenciales. Todas como es lógico muestran a Piñera en un primer lugar en primera vuelta con porcentajes que rondan al 40%. Su comando celebra. "No ha habido ninguna encuesta que no muestre a Piñera liderando en primera y segunda vuelta" - dicen. Lo que ellos no observan o no quieren ver quizás, es que la Concertación lleva dos candidatos. Luego... ¡es completamente lógico que el porcentaje de esta se divida!

Digamos las cosas como son: en primera vuelta, Sebastián Piñera está corriendo solo. Enriquez está preocupado de vencer a Frei y este de mantener una diferencia importante con Marco.

Y hay un dato más cruel aún que el comando Piñera omite: ninguna encuesta muestra a Piñera obteniendo más del 50% de las preferencias, ni en primera ni en segunda.
Pero no sólo eso. El domingo pasado me sorprendí muchísimo cuando oí en Estado Nacional (TVN. Domingos a las 9.30 Am) a Evelyn Matheii afirmar que confia en que Piñera gana en segunda vuelta pues "los votos de Marco Enriquez no son traspasables a la candidatura de Eduardo Frei". ¿Habré escuchado mal? Estamos hablando de que todas las esperanzas de Sebastián Piñera y sus boys están puestas en que del 10% o 15% que obtenga Enriquez exista un poco más de un 5% que decida votar por él.

¿Pero porqué tendría que ocurrir algo asi? Con dos dedos de frente observamos que aquello no es posible. ¿Razones? Principalmente dos:

1- Enriquez es un candidato identificado con la izquierda. El perfil de sus votantes es el adulto joven, profesional, liberal en lo político y valórico. De clase media o media alta principalmente. Jovenes educados, con opinión y ganas de debatir temas que en Chile no están en la mesa. Enriquez es débil en sectores populares y ABC1, donde la torta se la reparten Frei y Piñera. ¿Porqué razón personas de las características mencionadas tendrían intenciones de votar por Sebastián Piñera?

2- Ok. Supongamos que el votante de Enriquez está molestísimo con la Concertación y no quiere votar por Frei. Entonces lo lógico es que vote por Piñera en PRIMERA VUELTA. ¿A qué voy? Que el voto de Piñera es un voto duro, quien gusta de su candidatura no esperará segundas vueltas para apoyarlo. Quien desee que la Concertación no siga gobernando le dará su respaldo a Piñera en primera vuelta y punto.

El cuento está claro. El porcentaje de Marco Enriquez es mayoritariamente de personas tanto de la tradicional izquierda parlamentaria (antiguos votantes de Tomás Hirsch por decirlo claramente) como de simpatizantes socialistas o PPD's. No me suena cuerdo el cruce de voto desde Enriquez a Piñera.

Los analistas políticos anticipan esta elección presidencial como la más reñida en mucho tiempo ¿A qué se referirán? Yo al menos encuentro que los números son absolutamente anticipables y lógicos. Así como los votantes de Gladys Marín apoyaron a Ricardo Lagos y los de Tomás Hirsch a Michelle Bachelet en segunda vuelta, de esa misma manera los votantes de Enriquez apoyaran a Frei. A disgusto, molestos, decepcionados, apretando los dientes, tapándose los ojos. Como sea, marcarán la rayita donde dice Frei.

Lo mejor que le podría pasar a Piñera en segunda vuelta fuese que muchos votantes de Enriquez anularan su voto en segunda. Cosa que igual dudo que ocurra pero que me parece más probable a que voten por el.

Si Piñera quiere ganar debe trabajar de manera más astuta. Debe darle confianza a los sectores medios con medidas concretas que logren modificar la balanza ahí. Pues tal como Patricio Navia comentaba en La Tercera un par de semanas atrás, es ahí donde se definirá esta elección y ahí Piñera se ve como un hombre que genera desconfianza.

¡Opinen!

Saludos
Esteban